Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

miércoles, 11 de marzo de 2009

MUÑIZ, Juan Carlos/LLOPIS, Enrique: El agua bajo el puente

Rosario, setiembre de 1979.

Te escribo, amigo mío, para contarte que aunque los años pesan, como gigantes, tanta agua bajo el puente no me ha cambiado. Sigo siendo la misma persona de antes.
No me olvido del mundo que imaginamos en los tiempos aquellos de adolescencia; ya no existe esa flor que se abriera antaño, pero guardo el perfume en mi conciencia.
Quiero contarte, amigo, que aún ahora me duele como propio el dolor ajeno, y si algunas arrugas lleva mi cara, no se arrugó mi alma, y eso es lo bueno.
Sigo amando la música y a Neruda, el fútbol y las noches de cara al cielo. No te voy a negar que he ganado mañas ni te voy a decir que no pierdo el pelo; mas no es cierto que el tiempo nos cambia el rumbo, ésa es la vieja excusa del derrotado. La baraja se gasta, nadie lo niega, pero conserva siempre los cuatro palos.
A lo mejor te sirve saber que somos dos que tiran del carro mano con mano; siempre es bueno sentir que no estamos solos en un mundo perdido y a contramano.
Perdoname la lata, la moralina y el tonito zumbón de este catecismo, pero estoy festejando con un amigo la pequeña victoria de ser el mismo.
Te mando un gran abrazo y espero carta, ya que la suerte quiso que estés lejano. Yo sigo siendo el mismo de aquellos tiempos y me sigo acordando de vos, hermano.

Letra: Juan Carlos Muñiz
Música: Enrique Llopis

3 comentarios:

Tchi dijo...

No dejar que el alma se arrugue.

Seguir siendo desde el alma.

Besos.

bethania dijo...

ES LO QUE SIEMPRE DIGO...LA VIDA PUEDE CAMBIARNOS MUCHAS COSAS...EXCEPTO LA ESCENCIA...

bethania dijo...

ES LO QUE SIEMPRE DIGO...LA VIDA PUEDE CAMBIARNOS MUCHAS COSAS...EXCEPTO LA ESCENCIA...