Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido.
Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

sábado, 13 de marzo de 2010

CASTILLA, Manuel J.: Juan del aserradero


Juan del aserradero se ha embriagado
y hace como dos horas que duerme en la vereda.
Ayer, Juan ha cobrado
y en el bolsillo apenas si tiene una moneda.

Juan del aserradero
tirado en la vereda
se parece a los perros.

Y para que el solazo no le queme la cara
y se despierte luego,
el yuchán de la calle
tira sobre sus ojos sombra como un pañuelo.

Chaguanco, como pocos,
Juan del Aserradero
quiere olvidar la sierra
y se duerme en el suelo,
pero la sierra vuela
por encima del pueblo,
se torna una cigarra
y le asierra su sueño.


Manuel J. Castilla
(Salta, 1918-1980)


Yuchán: Palo borracho amarillo.
Chaguanco: Hombre maleducado, de baja condición

3 comentarios:

Chapeti dijo...

Conocí el aserradero donde vivía Juan... ya los dos se fueron para siempre...

LEER PORQUE SÍ dijo...

Lo de Juan, quizás lógico y natural. Lo del aserradero, lamentable...
Lo de Castilla, genial

juan carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.