Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

sábado, 24 de abril de 2010

ADVERTENCIA

.
“Para aquel que roba, o pide prestado un libro y a su dueño no lo devuelve, que se le mude en sierpe la mano y lo desgarre. Que quede paralizado y condenados todos sus miembros. Que desfallezca de dolor, suplicando a gritos misericordia, y que nada alivie sus sufrimientos hasta que perezca. Que los gusanos de los libros le roan las entrañas como lo hace el remordimiento que nunca cesa. Y cuando, finalmente, descienda el castigo eterno, que las llamas del infierno lo consuman para siempre”.
.
.
.
(Sentencia inscrita en el monasterio de San Pedro, en Barcelona)
Texto extraído de UNA HISTORIA DE LA LECTURA, de Alberto Manguel, Buenos Aires, Emecé. 2005.

2 comentarios:

nilda dijo...

existira esa biblioteca del dibujo?? me gustaria tener una asi, una ventana con sol y un mar para cuando me canse,un poco de amor y amigos para la noche y una profesora de trabajo corporal para que no se me arruine la carcaza.
Mi idea del paraiso
(tambien una cocina para hacer guisos de olla)- Tambien un winko y musica del año del orto.
Ud. (perdoneme que sea grosera y diga lo que Ud. necesita) necesita hacerse un ex libris. Nada mas.

Anónimo dijo...

eeehhh... no será mucho! los libros no se devuelven: se leen, se pasan y se les dice: "circule". (ADVERTENCIA: los buenos libros, los malos libros se deben quemar antes de que se reproduzcan).