Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

miércoles, 13 de abril de 2011

GUILLÉN, NICOLÁS: ¿Qué color?


Qué alma tan blanca, dicen,

la de aquel noble pastor.

Su piel tan negra, dicen,

su piel tan negra de color,

era por dentro nieve,

azucena,

leche fresca,

algodón.

Qué candor.

No había ni una mancha

en su blanquísimo interior.

.

(En fin, valiente hallazgo:

"El negro que tenía el alma blanca",

aquel novelón).

.

Pero podría decirse de otro modo:

Qué alma tan poderosamente negra

la del dulcísimo pastor.

Qué alta pasión negra

ardía en su ancho corazón.

.

Qué pensamientos puros negros

su grávido cerebro alimentó.

Qué negro amor, tan repartido

sin color.

. ¿Por qué no,

por qué no iba a tener el alma negra

aquel heroico pastor?

.

Negra como el carbón.

.


(Cuba, 1902/1989)

3 comentarios:

melina dijo...

si me gusto porque utiliza muchas palabras adjetivas y comparaciones para describir y transmitir las sensaciones...me gusta las comparaciones que realiza el autor...alma....nieve...azucena, leche fresca , algodon....conclusion..que la piel oscura como el carbon...no ompide que el alma sea blanca..

Jamal El FALMANAY dijo...

Muy maravilloso este poema,,,es una composición muy bien rimada,los componentes poéticos empleados le han dado un toque espectacular si no digo que todo un esplendor artístico por excelencia , además del tema abordado!!!no digo màs!!

Douski Toufiq dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.