Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

martes, 27 de agosto de 2013

RODARI, Gianni: Un señor maduro con una oreja verde



Un día, en el expreso Soria-Monteverde, 
vi subir a un hombre con una oreja verde. 

Ya joven no era, sino maduro parecía, 
salvo la oreja, que verde seguía. 

Me cambié de sitio para estar a su lado 
y observar el fenómeno bien mirado. 

Le dije: Señor, usted tiene ya cierta edad; 
dígame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad? 

Me contestó amablemente: Yo ya soy persona vieja, 
pues de joven solo tengo esta oreja. 

Es una oreja de niño que me sirve para oír 
cosas que los adultos nunca se paran a sentir: 

oigo lo que los árboles dicen, lo que los pájaros cantan, 
las piedras, los ríos y las nubes que pasan. 

Así habló el señor de la oreja verde 
aquel día, en el expreso Soria-Monteverde.


(Italia, 1920/1980)

Escritor, pedagogo y periodista italiano, especializado en literatura infantil y juvenil.

6 comentarios:

alexmegapro 30 dijo...

Mmmm

alexmegapro 30 dijo...

Mmmm

Pedro Gabino Padrón Pulido dijo...

Única manera de ser maestro: tratando de conservar una oreja verde.

Pedro Gabino Padrón Pulido dijo...

Única manera de ser maestro: tratando de conservar una oreja verde.

Alfredo Anibal Hidalgo Romero dijo...

Está bueno. Lo lei en voz alta.

Alfredo Anibal Hidalgo Romero dijo...

Está bueno. Lo lei en voz alta.