Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido.
Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

lunes, 16 de octubre de 2017

PENNAC, Daniel: Lectura en voz alta


(Fragmento de "Como una novela")


Aquel profesor no inculcaba un saber, ofrecía lo que sabía. Era menos un profesor que un maestro trovador —de esos malabaristas de palabras que frecuentaban los mesones del camino de Santiago de Compostela y contaban las canciones de gesta a los peregrinos iletrados.

Como todo requiere un comienzo, cada año reunía a su pequeño rebaño alrededor de los orígenes orales de la novela. Su voz como la de los trovadores, se dirigía a un público que no sabía leer. Abría los ojos. Encendía lámparas. Encarrilaba su mundo por la ruta de los libros, peregrinaje sin fin ni certidumbre, camino del hombre hacia el hombre.

—¡Lo más importante era el hecho de que nos leyera todo en voz alta! Esta confianza que ponía de entrada en nuestro deseo de comprender... El hombre que lee en voz alta nos eleva a la altura del libro. ¡Verdaderamente da de leer!


Daniel Pennac

Francia, 1944

No hay comentarios: