Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

viernes, 29 de agosto de 2008

GALEANO, EDUARDO: Pájaros prohibidos


Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.
Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen en la entrada de la cárcel.
El domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el dibujo pasa. Didaskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en la copa de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas.
—¿Son naranjas? ¿Qué frutas son?
La niña lo hace callar:
—Ssshhh.
Y en secreto le explica:
—Bobo. ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.
.
Eduardo Galeano
Uruguay, 1940

4 comentarios:

Estanislao dijo...

Gracias, por pasar por mi blog. Por cierto me gustó mucho el tuyo y sobre todo el lema: "Leer porque sí"
Te deseo lo mejor.
Saludos
Estanislao

Juplayy! dijo...

me encanto este blog, es para apreciar el hecho de leer por la gracia misma de descubrir mas y cada ves llenarse el alma de la belleza de una hoja escrita

LEER PORQUE SÍ dijo...

¡Gracias!

Lorena Maldonado dijo...

En cuál libro está ese cuento