Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

martes, 16 de febrero de 2010

COSTANTINI, Humberto: El cielo entre los durmientes

Ni un alma por la calle. Como si el sol de la siesta cayendo a pique y después derramándose por todos lados, hubiera empujado a bichos y gente a quién sabe qué escondidos refugios, adonde el sol no puede penetrar, pero ante los cuales se queda montando guardia, rabioso y vigilante como un perro en acecho.
Por la calle vamos Ernesto y yo. Hace cinco minutos, un silbido me arrancó de la sombra de la glicina y me mostró entre dos pilares de la balaustrada un rostro enrojecido y contento. No hubiera sido necesario que me dijera —¿salís?—, con un grito breve y exacto como un pelotazo. Yo lo estaba esperando, o mejor dicho yo estaba esperando un pretexto cualquiera para dejar aquella modorra del patio, adonde me llegaban ruidos lejanos e incitantes entreverados con el aleteo de algún mangangá.
Por eso no le contesté nada y enseguida estuve con él en la puerta. Se sabe que saldríamos a caminar. Ernesto es así y nuestros doce años no soportan otras tratativas que ese —¿salís?— liso y directo viniendo de un mechón caído sobre los ojos, de una traspirada camiseta amarilla y de unas ganas de hacer muchas cosas que le brillan en la mirada.
Un saludo —¿qué hacés?— y caminamos. El agua de la zanja, un agua barrosa, oscura, caliente, cubierta de protuberancias verdes como el lomo de un sapo, se agita por momentos a impulso de invisibles zambullidas o respira a través de unos globos lentos, pesados, que levantan nuevas ampollas en su pellejo y hacen un extraño ruido de glogloteo como si ya estuviera por soltar el hervor.
Caminamos. La tierra quema en los pies y es lindo sentir ese mordisco cariñoso, de cachorro, con que la tierra nos juguetea por las pantorrillas... Pero más lindo es no sentir nada de eso, sino esas locas ganas de meterse en la tarde como en una selva. ¿No es cierto, Ernesto?
Caminamos. Un alguacil grande y rojo viene a despedirnos, pasa zumbando a nuestro lado y siguiendo la línea de yuyos que bordea la zanja llega hasta el puente de la esquina y vuelve volando a toda máquina, amagando un encontrón. —¡A que no lo agarrás!
Caminamos. Las cuadras del barrio quedan atrás. Los paraísos se cambian en plátanos y después otra vez en paraísos. Flechitas, lenguas de vaca, huevitos de gallo. Ésta es otra zanja, no la nuestra. ¿Habrá ranones por aquí?
Caminamos. ¡Aquella montaña! ¡A saltarla! La sangre nos golpea en el pecho y en el rostro. La vida es una alegría retenida en los músculos y es ese olor a sol, a sudor y a piel caliente que viene de la ropa de Ernesto.
Caminamos. Ernesto sabe de muchas cosas. De trabajos, de aventuras, de casas abandonadas y de extraños nombres de calles. Mientras caminamos me habla. Me cuenta un disparate y yo me río. Me río como un loco. Me río tanto que Ernesto se contagia de mi propia risa y empieza a reírse él también. Le salen lágrimas de los ojos, se aprieta el costado, no puede parar. Yo lo miro y me da más risa todavía verlo reír. Caminamos tambaleantes, empujándonos, atorándonos de risa. La risa se nos atropella en la boca, nos crece incontenible por todos lados, nos acompaña por cuadras y cuadras esa risa sin porqué, como si una bandada de gorriones enloquecidos nos estuviera siguiendo.
La esquina. Otra cuadra. La risa. Ladridos detrás de un alambre. Otra cuadra. Magnolias, jardines, postes de teléfono. Otra cuadra. Las alpargatas de Ernesto levantando el polvo en las veredas. Otra cuadra. El cielo, la soledad de la siesta, el silbido de una urraca. Otra cuadra, otra cuadra...
Apoyo de pronto mi mano en el hombro de Ernesto y señalo el terraplén del ferrocarril. —¡A ver quién llega primero!
Salimos como balas. Una ametralladora de pasos y el crujido de los terrones resecos. Oigo el jadeo de Ernesto y apenas veo su camiseta amarilla pegada a mi costado. Me pongo enormemente contento cuando dejo de verla y cuando siento que el jadeo va quedando atrás. Apenas por un par de metros, pero llego primero arriba. Y desde arriba lo miro triunfante.
Ernesto tiene la cara negra de tierra y un sudor barroso le forma ríos en la nuca y la espalda. Yo debo estar igual porque en la manga que me pasé por la frente queda una gran mancha negra y húmeda. A Ernesto se le ocurre caminar por la vía y vamos pisando los durmientes o haciendo equilibrio sobre los rieles. Lo más lindo son los puentes. Cuando allá abajo vemos la calle entre los durmientes deslizándose como un río. Algunos son muy altos y hay que pisar bien para no caerse. Yo camino despacio, aparentando indiferencia, pero sintiendo en todo momento un ligero vértigo que me obliga a clavar la vista en mis pies, a calcular cada pisada, hipnotizado por ese lomo de tierra que se mueve sin cesar debajo mío.
Ernesto, en cambio, se mueve con maravillosa soltura. Me habla, grita, se da vuelta, corre... Es imposible seguirlo. Anda por ese andamiaje de hierro, madera, viento y cielo como por el patio de su casa. No digo nada, pero pienso que estamos a mano con lo de la carrera.
Llegamos a un puente de poca altura y como viene un tren decidimos verlo pasar desde abajo. Descendemos la pequeña cuesta y nos ubicamos a un costado del puente. Oímos el bramido del tren que se acerca y luego un ruido infernal que hace trepidar toda la tablazón. Las vías parecen curvarse bajo las ruedas. Un pandemonio de vapor, chispas, truenos y aullidos que nos sacude hasta las entrañas. La verdad, sentimos un poco de miedo y deseamos que venga otro tren para reivindicarnos.
Las vías pasan a menos de tres metros sobre la calle. Con un buen salto es posible alcanzar los durmientes y colgarse de allí como de un pasamanos. La idea surge como una pedrada y casi de los dos a un tiempo. Quedarnos colgados cuando pase el tren.
La tarde es un desierto de sol y tierra enardecida.
El cascabeleo de algún lejano carro de lechero y el canto metálico de la cigarra no cortan el silencio, sino que lo hacen más denso aún, más expectante.
Esperamos el rumor que nos anuncie la llegada de un tren. Los minutos transcurren lentos en el calor sofocante del reparo que forman las paredes del puente. Se mastica un yuyo o se sube de vez en cuando a mirar el reverbero distante de las vías.
—A no soltarse, ¿eh?
—No, a no soltarse.
De pronto llega. Es apenas un murmullo perdido entre cien murmullos iguales, pero para nosotros imposible de confundir.
Con cierta parsimonia nos preparamos. Frotamos las manos en la tierra, ensayamos un salto, otro salto. Subimos a verlo, ya está cerca. Tomamos posiciones.
—¡Cuando yo diga saltamos!
El silencio, avasallado por aquel torrente que se agranda y se agranda. Nos miramos y miramos los durmientes allá arriba.
—A no solt...
—¡Ahora!
Me falla un salto. Al segundo estoy arriba balanceándome todavía por el impulso. Ernesto ya está allí, firmemente prendido. Me guiña el ojo. Quiere decir algo, pero no lo escucho porque un ruido ensordecedor me oculta sus palabras. —¿No quemará la locomotora?—. Ya viene. Allí está. Hierros, fuego, vapor y un ruido de pesadilla.
No sabemos cómo fue. Cuando queremos acordarnos los dos estamos a diez metros del puente, mirando cómo los últimos vagones se deslizan haciendo oscilar las vías.
La tarde se nos acuesta entera encima de los hombros. Nos acercamos al puente, cabizbajos, avergonzados.
—¡Vos lo soltaste primero!
—¡Tenías una cara de miedo, vos...
Otra vez el silencio. La sierra sin fin de la cigarra nos chista y se ríe de nosotros. Estamos agitados, desfigurados por el calor y la excitación pasada.
—Si vos te quedabas, yo me quedaba...
—Yo también, si vos te quedabas, yo me quedaba.
Nos tiramos al suelo para esperar otro tren. La tierra pegándose a la piel mojada. El reverbero de la calle o quizá las gruesas gotas de sudor que me empañan la vista. Ernesto hace garabatos con una ramita. Y el tiempo que se desliza silencioso sobre las vías como un tren infinito formado por el latido de nuestros corazones.
La cigarra. Un gorrión con el pico entreabierto y las alas separadas. Los ladrillos del puente y allá a lo lejos una pared blanca que nos saluda como un pañuelo.
—Un, dos, tres... (antes de que cuente veinte aparece), cuatro, cinco...
Silencio. Las voces de la siesta.
Ahora sí. Es un tren éste. El rumor lejano pero inconfundible. Nos ponemos de pie. Ninguno dice una palabra. El temor de soltarse y la decisión de permanecer hasta el fin. El contacto de la tierra caliente en las palmas de las manos.
—¡Cuando yo diga!
El ruido que crece segundo a segundo. Ernesto se agazapa para saltar. —¡Ahora! —digo, y salto con todas mis fuerzas.
El ennegrecido durmiente queda aprisionado entre mis manos. A un metro mío, Ernesto se columpia en el suyo.
El ruido ensordecedor. La cara roja de Ernesto entre sus dos brazos en alto. Su camiseta amarilla y su pelo caído sobre la frente.
Terremoto de hierro, vapor y chispas. El ruido infernal. El puente que se hunde con el peso del tren. Un miedo espantoso. Pero estamos colgados todavía.
Me doy cuenta de que estoy gritando a todo lo que doy. Ernesto también grita y patalea y me mira gritando y pataleando como un loco.
El tren no termina nunca de pasar. Las ruedas a medio metro de las manos. Una montaña encima de mi cabeza. El calor, el ruido. Todavía no sé si voy a quedarme hasta que pase todo. Y grito para darme coraje y también porque es necesario gritar. Lo veo a Ernesto congestionado, enloquecido, con las venas del pescuezo hinchadas por los gritos y por el esfuerzo.
Gotas de sudor se me meten en la boca.
—No doy más, me quedo hasta que se quede Ernesto.
—No doy más, me quedo hasta que se quede Cacho.
¿Cuánto faltará todavía? La cara de Ernesto gesticulando y escupiendo sudor. Sus piernas tirándome patadas. ¿Cuánto faltará todavía? Grito y lo pateo para hacerlo bajar. ¿Cuánto faltará todavía? El ruido. La vibración del puente metiéndose hasta los tuétanos. ¿Cuánto faltará todavía? Los sesos a punto de estallar. Borrachera de ruido, calor, alaridos y miedo. ¿Cuánto faltará todavía?
………………………………………………………………………………………………………………………………..............
Algo dulce que nos acaricia los brazos. El tren que se aleja y el cielo azul a pedazos entre los durmientes.
Un silencio que crece en la tierra. El silbido lejano de la locomotora. Seguimos colgados y nos miramos sonriendo.
La tarde canta en la voz de las cigarras.
—¿Te acordás, Ernesto, cómo cantaba?


Humberto Costantini nació en Buenos Aires en 1924 y murió en la misma ciudad en junio de 1987.

14 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

No conocía este cuento. Es magnífico, agradezco que lo compartan.
Me sorprendí mucho con el personaje, ya que en todos mis cuentos, al menos un personaje masculino se llama Ernesto (siempre es distinto, coincide sólo el nombre, sigo la misma línea con el personaje femenino, Maitén) y desde que lo creé fui rastreando a los Ernestos en la literatura, pero a este, no lo conocía. Quizás es una pavada que cuente esto, pero tiene que ver con una de las sensaciones queme generó el texto, más allá de mi satisfacción con el mismo.

Cariños!

la otra, nilda dijo...

adoro a Constantini. Para mi, de los mejores, a la altura de Conti, de Denevi, de Abelardo Castillo, de Briante.
Uno de mis libros preferidos es De Dioses, Hombrecitos y Policias, y cuando hablo de los hombres como especie, digo "monitos marchadores", expresion tomada de Constantini.

Anónimo dijo...

EL Cuneto me pareciio mas aburrido qe un amargo,encerio,yo no se como pueden qerer ese cuento la verdad a mi me lo contaron en el colegio y casi me duermo por qe no entendia nada para qe carajo qerian saltar para ver el trn por dioooss!

Anónimo dijo...

Si la verdad tiene razon yo tambien casi me duermo no me llamo la atencion para nada por dios la verdad muy aburrido...coincido con voss..para qe mierda qeria saltar a ver un tren qe por 30 cm casi los mata re flashero era el autor..jajaj

Felis Nasal dijo...

Quizás, anónimos, no hayan captado que correr riesgos es una forma de crecer, arriesgarse a lo desconocido y sufrir, es una forma diferente de que la vida nos entre por las venas. Antes las cosas eran así: no había celulares ni computadoras que nos facilitaban la vida. Había que crecer en la calle, y eso es un poco lo que plantea Costantini en su cuento para ustedes "aburridísimo".

Anónimo dijo...

PERO QUE SOL IMAGINARIO POR DIOSSSSSSSSSSSSS

fer dijo...

nunca salieron de pibes a colgarse de los durmientes? nunca vivieron esas aventuras que se siente asi solamente a esa edad? crucen el rio a nado, naden en las lagunas barrosas, acampen en el bosquecito de la islita!! quiza sea tarde mi consejo, solo se disfruta a los 12. Los que se durmieron con ese cuento seguro que nunca tuvieron la suerte de hacer esas cosas, pobres...

Felis Nasal dijo...

Qué bueno encontrar tantos puntos de vista diferentes. A estos anónimos les falta un poco de calle, ¿no?

martinbanfi dijo...

Anónimos, la lectura es vida... ¡¡¡Anímense a vivir y a crecer!!!
PD: El tipo de abreviaturas que usan para sus comunicaciones escritas, es aceptable en medios informales. Aquí es diferente, muchachos. También se durmieron en clase cuando vieron "adecuación de los textos a las situaciones comunicativas", no? Si es así, se nota...

Natividad Valencia dijo...

Hola a todos!!! El cuento me parece interesante. Narrar una aventura de esta índole que quizás para muchos es absurda para mi no lo es. Porque en la sencillez del vocabulario se describe un lugar que nos naturaliza. En el hecho principal encontré la inocencia, el valor de compartir una amistad sin materialismos. Es un cuento que utilizo y es cierto, muchos de mis alumnos dicen que es aburrido y esto será porque están envueltos en el consumismo y no pueden imaginarse este tipo de diversión!!!

Anónimo dijo...

Muy Buenoo La Verdad !!!! es magnifica esta lectura..... hermosa de verdaddd....

Anónimo dijo...

Este cuento lo leí hace ya casi 20 años, tenía trece y estaba en primer año del secundario. Soy de Bs.As y, aunque sin trenes ni durmientes, mis veranos se asemejaban mucho a los de esos chicos; calles de tierra, mucho calor, las cigarras, el no querer dormir la siesta. Que lindos recuerdos y que lindo cuento.

Artemisa dijo...

Los comentarios que critican el conflicto elegido para ser narrado parecen no entender que se trata de un hecho literario. La belleza radica en el ritmo de la prosa, lenta como el verano que enmarca la acción. Las breves descripciones intercaladas son no solo acertadas en su ubicación sino también construcciones artísticas que mediante las imágenes sensoriales logran comunicar el agobio de la estación y la soledad propicia en un pueblo de provincia apta para llevar a cabo esta peligrosa aventura. El acto narrativo es un recuerdo desde la adultez del narrador con un Ernesto ausente e irrecuperable como la infancia. Bello el título. Todos pueden comentar pero deberían abstenerse los que no saben NADA.

tomas dijo...

sobre que se trata el cuento ?