Para que la lectura sea placentera, debemos leer porque tenemos ganas de hacerlo y nada más. El fin utilitario de la literatura debe dejarse de lado. Además, nadie debe ser excluido. Por eso, "leer" no es solo un derecho sino que, además, debe ser gratuito.

sábado, 7 de febrero de 2009

SABATO, Ernesto: Sobre la felicidad



"Así se da la felicidad (...)

En pedazos, por momentos.

Cuando uno es chico espera la gran felicidad,

alguna felicidad enorme y absoluta.

Y a la espera de ese fenónemo

se dejan pasar o no se aprecian

las pequeñas felicidades,

las únicas que existen (...)

A veces pienso que esa pequeñas felicidades

existen precisamente porque son pequeñas..."
.
(Palabras de Bruno a Martín, en "Sobre héroes y tumbas", de Ernesto Sabato)
.


Ernesto Sabato nació en Rojas, Provincia de Buenos Aires, en 1911. Hizo su doctorado en Física y cursos de Filosofía en la Universidad de La Plata. Trabajó en el laboratorio Curie, en Francia, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse a la literatura.
Ha escrito varios libros de esayo sobre el hombre en la crisis de nuestro tiempo y sobre el sentido de la actividad literaria: Uno y el universo (1945), Hombres y engranajes (1951), El escritor y sus fantasmas (1963), Apologías y rechazos (1979).
Sus tres novelas; El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961) y Abadón, el exterminador (1974, premiada en París como la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1976), recorrieron el mundo.
En 1983 fue elegido presidente de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas. Fruto de las tareas de esta Comisión fue el sobrecogedor volumen Nunca más (1985), conocido como "Informe Sabato". En 1984 obtuvo el Premio Cervantes y en 1989 el Premio Jerusalem.
En 1998 publicó Antes del fin (memorias) y en 2000, La resistencia (ensayo).

Falleció el 1º de mayo de 2011, a los 99 años.

2 comentarios:

Pixie Darkside dijo...

Explicame por qué cuernos el texto de sábato está escrito así, como si fueran versos. Horrible.

SERGIO FASSANELLI dijo...

Estimada Pixie Darkside: no hay ninguna razón lógica por la cual el texto perteneciente a una novela esté escrita "como en versos". Es cierto, es prosa, pero se publicó así en el blog y se tuvo en cuenta el contenido, no la forma. Gracias por opinar